¿Y si jugamos a ser invisibles?

¡Qué emoción!… En la cajonera… en la cubeta… en la mochila… Nos encontramos notitas con pistas… que más bien nos despistan. ¿Quién será mi amigo invisible?

Érase un lugar… invadido por el espíritu de la Navidad, al más puro estilo de los niños, dónde los más pequeños jugaban a ser invisibles. Y entre juego y juego observaban con detalle a sus compañeros para descubrir aquello que les hacía sonreír y disfrutar. Todos jugaban a no ser descubiertos y a descubrir al mismo tiempo. Se iban contagiando unos a otros tan rápido, que antes de que pudiéramos darnos cuenta  estábamos todos envueltos bajo la misma magia.

2017-02-15T14:11:40+00:00 Domingo, 18 de Diciembre del 2016|Educación Primaria|

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR